Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Natalia C. Alfaro para El Observador

La ciencia es el alma de la prosperidad de las naciones y la fuente de vida de todo progreso.

Las palabras de Louis Pasteur resumen cuál es y debe ser el principal motor del conocimiento científico y tecnológico: servir a la sociedad.

Diariamente el ser humano enfrenta un sinfín de situaciones cotidianas. Por lo tanto me pregunto: ¿cómo la tecnología está siendo un componente para tomar las mejores decisiones posibles y llevar más vidas felices?

Si se reflexiona al respecto, la mayoría de las elecciones están relacionadas con consecuencias morales y físicas y, por tanto, afectan el organismo y la estabilidad emocional.

La domótica es el conjunto de artefactos inteligentes conectados a internet WIFI (Internet of Things, IoT, el Internet de las Cosas) y nos puede ayudar a satisfacer dicha necesidad y tener una vida más simplificada.

Personalizar el hogar

Recientemente en esta pandemia he tenido la idea de diseñar un sistema de inteligencia de datos que permita mediante machine learning automatizar el proceso de medición y pronóstico de comportamientos humanos. Nos podría ofrecer opciones personalizadas de alimentación y entretenimiento en nuestros hogares.

He estado revisando diversas fuentes y estudios que confirman que existe una relación directa entre la acción (actividades cotidianas) y reacción (emociones y estados de ánimo) que pueden ser medibles a través de sensores y posteriormente ser analizados. 

La información recopilada podría ser implementada para el uso personal de los usuarios, y los datos podrían ser vendidos como información relevante para el estudio y desarrollo del sector.

Dicen que “si compartes tu pan, te gustará más“. Pienso lo mismo con mis ideas y si además inspiro a que desarrollen las propias, me alimenta para continuar escribiendo estos artículos. 

¿Tiene una idea y le gustaría que la validemos? Tomémonos un café virtual.


Traducir artículo